miércoles, 23 de agosto de 2017

Lo próximo de los Cohen



Otro estreno que aguardo con impaciencia. Tengo la impresión de que Joel e Ethan logran sacar lo mejor de muchas estrellas que a las órdenes de otros realizadores no dan tanto de sí. El reparto es de lo más apetitoso.


martes, 22 de agosto de 2017

La cuenta atrás


Tengo muchas, pero que muchas ganas por verla y al mismo tiempo la sombra del desengaño no para de perseguirme. La elección de Gosling me parece acertadísima, un actor que tanto se pone el traje de asesino en serie o se mete en la piel de un pianista. Diría que es un tipo que cae bien y que gusta a ambos sexos. Ahora  bien, hoy en día mandan demasiado los que menos saben de cine, importan las cifras (vale, esto es un negocio, lo sabemos…) y al público a quien va dirigido el producto, desconozco hasta qué punto Ridley Scott se habrá dejado doblar el brazo. Seguiremos a la espera…


lunes, 21 de agosto de 2017

Bye Jerry!

Jerry Lewis (1926-2017)

A pesar de su importancia y su amplia filmografía Jerry nunca estuvo a la altura de los grandes (Keaton, Chaplin, los Marx, Tati…), siempre se le considero un cómico simplón, histriónico y con un estilo muy repetitivo. Su etapa más recordada fue cuando creo pareja artística con el canalla Dean Martin. Tuvo sus buenas y malas rachas hasta que desapareció (excepto algunas interesantes apariciones) por completo del panorama cinematográfico. Con Jerry Lewis me pasa lo que con esos antiguos juguetes que conservo (en ocasiones me pregunto para que…) en el trastero, les tengo cariño, me proporcionaron horas y horas de entretenimiento, pero en cuanto abro esa caja y me pongo a manosearlos todo se limita a viejos recuerdos, no siento mucho más. En todo caso y recurriendo al tópico, seguro que estará haciendo más de una mueca por ahí arriba…



Sesión continúa (con Charles Laughton)


(1899-1962)

Según parece siempre se sintió acomplejado por su físico, pero fue precisamente esa apariencia la que le diferenciaría del resto y la que le valdría para dar vida a personajes que para otros actores resultaban imposibles. Británico de nacimiento (obtendría la nacionalidad norteamericana en 1950), se fogueo en teatros y adquirió experiencia y dominio del arte dramático. En la gran pantalla nos dejó papeles inolvidables así como apariciones secundarias de auténtico lujo. Ejerció como director solo en una ocasión (aunque existe alguna intervención anterior no acreditada) en The Night of the Hunter (La noche del cazador 1955), hoy es considerada obra maestra y película de culto pero en su momento fue un auténtico fiasco de crítica y público. Sugiero en este caso un par de estupendas y entretenidas películas para una de esas largas y calurosas madrugadas de verano.

 The Suspect (El sospechoso 1944) Robert Siodmak

Una auténtica joya. Apenas 90 minutos con amores imposibles, maneras victorianas, pequeñas dosis de veneno, detectives obstinados y uno de los mejores finales de la historia del cine. 

The Big Clock (El reloj asesino 1948) John Farrow

Otra magnifica muestra de aquel cine de los 40, historia relativamente sencilla pero emocionante. Un Laughton con menos presencia pero igual de grande que en sus apariciones principales. 


domingo, 20 de agosto de 2017

Lo que dura un semáforo

Francisco de Quevedo (1580-1645) 

Ni ella era Meryl Streep y por supuesto yo no soy Clint Eastwood pero la cosa sucedió mientras la luz indicaba que los peatones debíamos esperar. Llegamos a la par al borde de la acera y allí nos detuvimos. Era morena, más o menos de mi altura y vestía una camiseta sin mangas. Yo estaba situado a su derecha y enseguida hubo algo que me llamo la atención. Su brazo derecho lucía un tatuaje, pero no uno cualquiera, se trataba de nada mas y nada menos que de Quevedo. La piel blanca de esta chica resaltaba todavía más aquel nada habitual personaje impreso en su epidermis. Por un momento pensé en las recientes intentonas de algunos políticos de última generación por erradicar su nombre del callejero municipal por españolista. No voy a revolver más el asunto pues hay problemas más serios de los que preocuparse. En todo caso cerramos con una frase del maestro de nuestras letras: Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen

lunes, 14 de agosto de 2017

L’ora legale (La hora del cambio 2017) Ficarra y Picone/Infumable se mire por donde se mire




Salvo Ficarra y Valentino Picone son dos famosos cómicos italianos con más de 25 años de experiencia a sus espaldas. Sus exitosos comienzos televisivos así como sus posteriores 6 películas los han convertido en personajes muy conocidos en Italia. No he visto ninguno (dudo que lo haga…) de sus trabajos anteriores y aunque no es esta la primera vez que se ponen tras las cámaras el resultado es absolutamente calamitoso en todos los aspectos. La película se estrenó en Italia en enero de este año en más de 600 salas (esto da una idea de la popularidad de la pareja de cómicos) y ahora mismo se está promocionando en España como la comedia del año. Hacía mucho tiempo que no presenciaba una muestra de humor tan deprimente, me ha parecido tremendamente aburrida, una puesta en escena de anuncio de detergente, una historia sin interés (quizás con otro guion podría haber resultado diferente) y unos 90 minutos que suponen un castigo para el espectador. No hay excusa con que es una película para toda la familia, nadie se merece tal ladrillo. Me atrevería a decir que las comedias de Louis de Funes comparadas con esto son obras maestras. Le tengo cariño a Italia y su cultura, disfruto con su cine y paso por alto ciertas carencias por el simple hecho de recrearme con su idioma, pero esto no hay cristiano que lo aguante. Por poner un par de notas positivas, hay un cameo de Alessandro Roja (Dandi en la extraordinaria y muy recomendable serie Romanzo criminale) que pone en evidencia al resto del reparto, la otra digamos aspirina para soportar este suplicio es la canción que aparece a mitad de la película. Lo dicho, no vale ampararse en la autocrítica de la trama para vendernos la moto. Supongo que como todo será cuestión de gustos, desde aquí no pretendo sentar cátedra, simplemente es mi opinión.